Nuestra Historia

Cuatro generaciones avalan ininterrumpidamente la calidad y prestigio de la Agencia de Aduanas Santibáñez.

En 1890 don Pedro Santibáñez González recibe el título de Agente de Aduana, situación que oficializa el inicio de la historia de una de las oficinas con mayor tradición en el país. Ya en 1946 la agencia pasa a ser integrada por los hermanos Pedro y Hernán Santibáñez Parragué, quienes tenían sus lugares de trabajo dispuestos de manera independiente.
Precisamente en Julio de ese mismo año ambos se asocian con lo que el traslado de muebles, máquinas y archivos termina por constituir una única oficina -ubicada en calle Prat 834, 2º piso- que inicia sus actividades el 1 de agosto de 1946. En 1949 tiene lugar un nuevo traslado de sede, esta vez a Prat 801.

Agencia de Aduanas

Lamentablemente la alegría de los primeros años tuvo también sus momentos trágicos. El primero de ellos se vive ante el prematuro fallecimiento de Pedro Santibáñez Parragué debido a un problema cardíaco. Años más tarde la muerte de Hernán Santibáñez Parragué - tras un accidente automovilístico- enluta nuevamente a la Agencia.

Los momentos difíciles arrecian llegando incluso a plantearse el cierre de la oficina al no contar con un Agente titulado que sirviera como ministro de fe ante la Aduana, sin embargo, los hijos de ambos socios obtienen los títulos respectivos y comienzan a desempeñarse desde el 22 de agosto de 1978 y el 12 de abril de 1979. Pedro Santibáñez Luco y Hernán Felipe Santibáñez Barbosa constituyen la tercera generación.

Con fecha 13 de septiembre de 2002 obtiene el titulo Pedro Santibáñez von Saint George constituyendo así la cuarta generacion en la historia de la Agencia. Junto a el Señor Hernán Santibáñez Ruiz, designado como Agente de Aduana por Resolución 5658 del 6 de Noviembre de 2006, en la Oficina de Valparaíso.

Hoy, la oficina funciona en las dependencias de calle Prat 856 piso 3 donde es ocupado todo el Tercer piso lo que permite trabajar con holgura y desarrollar nuevas áreas del comercio exterior. Sin embargo el desarrollo tecnológico y el incremento del transporte aéreo hizo necesario construir nuevas instalaciones en Santiago, Antofagasta, Aeropuerto Pudahuel, Los Andes y San Antonio.